Las encías, pieza clave en la salud buco-dental

31 octubre, 2018

Un error común en el cuidado de la salud bucodental es enfocar toda la atención en los dientes y olvidar una parte fundamental: las encías.

Para entender la importancia de mantenerlas sanas, se explicará el concepto de periodonto. Está constituido por:

– Cemento radicular: recubre la dentina y su función es anclar el ligamento periodontal a la raíz del diente.

– Hueso alveolar: presenta unas oquedades en las que se insertan los dientes.

– Ligamento periodontal: une la raíz del diente al hueso, manteniendo cada diente fijo en su alveolo.

– Encía: recubre el exterior del hueso alveolar y está en contacto directo con el diente.

¿Por qué duelen las encías?

Cepillado incorrecto

La elección del cepillo de dientes debe hacerse cuidadosamente. Uno muy suave puede no eliminar correctamente los restos de comida y uno muy duro puede producir lesiones o irritación. El cepillado debe ir acompañado del uso de seda dental y de colutorios no agresivos con las mucosas orales.

Una consecuencia de un cepillado incorrecto es la formación de placa bacteriana, que se va depositando sobre la superficie de los dientes y la encía, también debajo de la línea de esta. La placa, una vez establecida, no se puede eliminar mediante el cepillado y es imprescindible recurrir a un odontólogo.

Caries

Algunas de las bacterias que forman la placa son las responsables de la aparición de caries. En estadios iniciales las caries son indoloras, ya que esmalte, dentina y cemento (capas más externas de la pieza dental) no tienen inervación. Sin embargo, si no se detiene a tiempo y sigue profundizándose en la estructura del diente, llegará a la pulpa, capa más interna que sí está inervada, apareciendo entonces dolor.

Infección

Las bacterias de la placa no solo causan daños en los tejidos duros del diente. Al atacar los tejidos blandos de la cavidad bucal producen infecciones, como gingivitis y, en un estadio más avanzado, periodontitis. Cursan con dolor, inflamación e incluso pueden provocar daños irreversibles en el ligamento periodontal que pueden llevar a la pérdida de la pieza dental.

Cambios y trastornos hormonales

Los problemas en las encías y demás tejidos blandos de la cavidad oral debido a alteraciones hormonales son más frecuentes en mujeres, sobre todo durante la pubertad, embarazo y menopausia, aunque los hombres también pueden sufrirlas.

Déficit de vitaminas

Son muchas las vitaminas necesarias para un estado óptimo de las mucosas bucales, pero destacamos la vitamina A, C y D. La vitamina A previene la sequedad; tanto la vitamina A como la C ayudan en la cicatrización y algunos estudios han desvelado déficit de vitamina D en afectados por enfermedades periodontales.

Otras patologías

La diabetes, el VIH y el cáncer y los tratamientos de quimioterapia afectan negativamente a los tejidos blandos y/o a la producción de saliva o su composición. Por esa razón, los afectados de estas patologías deben hacer una exhaustiva vigilancia del estado de la boca.

En definitiva, la existencia de sangrado, inflamación o dolor en las encías son una clara señal de que algo no va bien, y deben atajarse cuanto antes. Revise su boca al menos una vez al año y acuda al dentista si padece alguno de los problemas anteriores.

imagen

Escrito por Celia -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>