Efectos del tabaco en la boca

20 octubre, 2017

El tabaco es probablemente el peor enemigo externo para los dientes, las encías y la boca en general. Desde cualquier clinica dental recomendarán siempre a todos sus pacientes que eviten hábitos para su boca tan dañinos como puede ser el fumar. Muchos de los problemas que sufre una boca a lo largo de su vida pueden ser tratados con normalidad por los profesionales, pero cuando el tabaco hace acto de presencia en una boca, todo se complica.

Por ello, para aquellas personas que son fumadoras habituales es muy recomendable acudir al dentista para que este evalúe los efectos y problemas que ha causado el tabaco en su salud bucal hasta el momento de la consulta.

Los efectos del tabaco en la salud oral son numerosos y muy negativos. A continuación, se citarán los más comunes para poner en contexto el impacto que tiene fumar de manera regular para una boca.

Principales problemas que causa el tabaco en la salud oral:

La boca es la puerta principal por la cual el tabaco pasa hasta dentro del organismo y esto quiere decir que es la primera zona en sufrir sus efectos. Algunos de estos efectos son tan comunes como conocidos pero otros por sus características, pasan desapercibidos.

  • Dientes amarillos

    El tono amarillento en los dientes de la gente fumadora es uno de los efectos más comunes y una evidencia clara del daño que hace el tabaco en la boca.

  • Halitosis (mal aliento)

    La halitosis o mal aliento es un problema además de grave incómodo para el que los sufre. Los cigarros contienen sustancias como el alquitrán que sumadas a otras agravan un problema original que el paciente podría tener respecto al aliento.

  • Problemas en las encías

    Las encías son una de las zonas de la boca que se llevan la peor parte. Pasando desapercibidas en muchas ocasiones, las encías de una persona fumadoras poseen defensas más débiles lo que puede provocar infecciones y peor respuesta en la cicatrización de las heridas.

  • El riesgo de sufrir cáncer oral aumenta

    Desde hace años un gran número de estudios vienen demostrando que el tabaco aumenta el riesgo de sufrir distintos tipos de cáncer en las personas que lo consumen con regularidad.

Cuidar la boca siempre es importante, pero para aquellas personas que son fumadoras lo es aún más. Lo más recomendable, dejar de fumar. Pero en ocasiones y para aquellas personas a las que dar este paso les resulta complicado, alternativas como los cigarros electrónicos pueden servir de transición y como puente para conseguir el objetivo final.

Visitar con regularidad la clinica dental y unos buenos hábitos en la alimentación proporcionarán a la boca todo aquello que necesita, para mantenerse sana durante más tiempo.

Escrito por Rosa -