Dentistas sin dolor, como vercer el miedo

3 diciembre, 2018

Una persona de cada dos teme acudir a la clínica dental, por miedo a pasarlo mal. Y no es sólo cosa de niños. Algunos le tienen tal fobia al dentista que no lo han visitado en años. Es importante para la salud general superar el miedo al dentista.
Creemos son motivos por lo que mucha gente no acude al dentista de forma regular,y eso repercute de forma importante en la salud dental de la población
Ese temor puede responder a varias motivaciones: puede que sea el recuerdo de un tratamiento pasado que dolió, o que ir al odontólogo tiene el sabor amargo de las experiencias sufridas cuando éramos unos niños. El pánico a las agujas o el rechazo a los sonidos y los olores de la clínica dental, pueden traer malos recuerdos. Las clínicas dentales modernas cuentan con ambientes mucho más amigables y son conscientes de ese temor en un gran porcentaje de personas.
A pesar de las mejoras en los tratamientos dentales (anestesia, mayor profesionalidad del equipo odontológico, etc.), asisten a consulta pacientes con distintos grados de ansiedad.
Desde la primera visita, se intenta conocer las necesidades principales del paciente y se realiza en un ambiente relajado, armonioso y personalizado intentando comprender sus temores. Por supuesto que todavía están los olores y sonidos de una clínica dental, pero todo es más discreto que antes, con instrumentos que no están a la vista y música relajante de fondo.

Atención dental sin tráumas

Gracias a las nuevas técnicas de sedación y al uso del láser dental, el miedo al dentista será cosa del pasado.
Poco a poco, se van eliminando o suavizando esos motivos, pero algunos de ellos no se pueden cambiar por lo que hay que enfrentarlos. La reacción del paciente ante la situación dental variará dependiendo de su estado emocional. Igualmente su comportamiento, su receptividad a las instrucciones del dentista y su sensibilidad dolorosa frente a las distintas maniobras terapéuticas variarán de un paciente a otro.
Hoy en día es posible hacer tratamientos totalmente sin dolor, por ejemplo, una crema local en las encías puede hacer que no sientas la inyección de anestesia.
Pero además hay modernos sistemas de anestesia con una “varita mágica dental” que tiene el aspecto de un bolígrafo y administran la anestesia tan lentamente que el paciente no lo nota.
También existe la sedación por inhalación que puede ser muy útil para relajarse durante el procedimiento dental.
Finalmente si la fobia es grave y el paciente lo desea, también existe la sedación intravenosa durante el tratamiento, a través de la mano o el brazo. La anestesia no tiene por qué ponerte a dormir, puedes permanecer despierto, pero te relajarán tan profundamente que probablemente no recuerdes bien qué ocurrió.
La sedación consciente está especialmente indicada para los pacientes que sufren un alto nivel de estrés y ansiedad cuando tienen que someterse a un tratamiento dental. Esta técnica se puede aplicar en cualquier procedimiento: cirugía de implantes, extracción de muelas del juicio, endodoncias y también se puede emplear en niños

El uso del láser dental permite sustituir técnicas más agresivas por procedimientos limpios, estériles y con ausencia de molestias en el postoperatorio, además de conseguir reducir las molestias gracias a su efecto analgésico.
La acción del láser sobre el diente, al ser superficial, tiene como beneficio la casi innecesaria aplicación de anestesia, sin los consiguientes riesgos, sin pinchazos y sin la desagradable sensación de adormecimiento al finalizar la consulta, pudiendo el paciente continuar normalmente con sus tareas habituales

En nuestra opinión la mejor técnica a aplicar es la sedación consciente, siendo un procedimiento rápido, eficaz y seguro para el paciente en donde además de salvar la situación de miedo e incomodidad y poder realizar todo el tratamiento de implantes dentales, nos amnesia del episodio.
Es una técnica anestésica complementaria a la anestesia local que proporciona una agradable sensación de relajación y adormecimiento Con esta técnica, ganamos en seguridad porque la sedación es aplicada por médicos anestesiólogos expertos que supervisan todo el proceso hasta la completa recuperación del paciente y se obtiene una mayor comodidad para los pacientes que podrán volver a las actividades cotidianas en una o dos horas.
Se aplica de manera habitual, no causa dolor y el paciente sólo necesita quedarse unas horas en casa para recuperarse completamente.
No importa cuál sea el tratamiento que se tenga que realizar, lo que importa es que el proceso sea lo más relajante para el paciente. Damos prioridad a que el paciente esté desconectado de la realidad del procedimiento sin que éste sea un acto de esfuerzo mental, es decir, que esté nervioso o ansioso desde que llega hasta que se va.
Recuerda que cualquier gesto de miedo o ansiedad que se tenga será atendido por el dentista y se prestará una especial importancia a que todo el procedimiento, aunque sea una limpieza, sea atendido sin nervios y estando relajando, y sobre todo que no tengas ningún agobio.

Escrito por Celia -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>