Cuidar los dientes en verano: ¿por qué se acude más a la clínica dental?

6 julio, 2018

La llegada del verano trae consigo el periodo vacacional que nos permite desconectar del trabajo y las obligaciones y relajarnos. Aunque esto no debería suponer ningún problema para nuestros dientes, los profesionales experimentan una mayor afluencia de pacientes en la clínica dental. Gran parte de estos casos se deben a que los hábitos diarios cambian y se suele descuidar la higiene bucal.

Problemas dentales comunes

Tras las vacaciones se acude a la consulta del dentista y se hace evidente que el verano ha acabado pasando factura en nuestra salud bucodental. Los casos más comunes incluyen:

Aumento de placa bacteriana. Durante esta época es habitual salir a disfrutar, por lo que se come menos en casa. Así, solemos despreocuparnos de cepillarnos los dientes tras las comidas, lo que repercute en un aumento de la placa bacteriana que se acumula en los dientes y termina por ser el causante del sangrado e inflamación de las encías.

Halitosis. La falta de higiene y de una buena hidratación son responsables directos del mal aliento. La falta de agua en el organismo reseca la boca y no permite que la saliva, antiséptico natural, acabe con algunas de las bacterias causantes del mal olor.

Sensibilidad dental. Para combatir el calor nada mejor que una bebida bien fría o un helado, pero muchas personas experimentan molestia e incluso dolor. Ingerir alimentos ácidos y los malos hábitos de limpieza debilitan el esmalte y agravan la sensibilidad dental.

Cuidar la higiene bucal también en verano

Mantener unos hábitos correctos que propicien una buena salud bucodental resulta más complicado durante el verano, sin embargo, existe una serie de consejos que pueden ser de ayuda para posponer un poco más esa visita con el dentista.

No abusar del alcohol y el tabaco. Ambos son perjudiciales para dientes y encías y en verano precisamente se tiende a beber y fumar más que durante el periodo laboral. Deberemos moderar el consumo.

– Al comer fuera de casa conviene masticar chicle sin azúcar justo al terminar. Los chicles estimulan las glándulas salivares que ayudan a mantener el correcto pH de la boca y a combatir las caries. Así mismo, deberemos mantenernos adecuadamente hidratados.

– Si se piensa pasar las vacaciones fuera, no puede olvidarse adquirir un cepillo de dientes nuevo. Muchos hoteles facilitan cepillos a sus clientes pero siempre conviene llevar uno de viaje en la maleta para asegurarnos.

– Contra la sensibilidad dental lo mejor es usar una pasta de dientes específica o un colutorio. Suelen funcionar muy bien para controlar los síntomas.

En definitiva, el verano puede incidir negativamente en la salud de nuestros dientes y encías pero si lo que queremos oír son buenas noticias tras visitar nuestra clínica dental después de las vacaciones basta con seguir estas sencillas recomendaciones.

Escrito por Celia -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>